El Cigala regresa a City Center Rosario


CLIENTE:City Center Rosario
Diego-Promo-2-horizontal-1140x641

El miércoles 13 de abril, a las 21, en el Centro de Convenciones City Center Rosario,  el cantor español  Diego El Cigala presentará un nuevo espectáculo profundamente íntimo de voz y piano, en el que desplegará su intensa personalidad e interpretación a través de un repertorio de grandes éxitos.

Diego El Cigala (Madrid, 1968) siempre dice que conocer al eximio pianista cubano Bebo Valdés fue el mejor regalo que le dejó su disco Lágrimas Negras. Pero también lo que le produjo el piano fue amor a primera vista, y ya le sería imposible apartarse de él. A Bebo, el maestro de las teclas, le sucederían Chucho Valdés y más tarde, Caramelo de Cuba.

Pero en el año 2005 encuentra a Jaime Calabuch, “Jumitus”, un gitano del catalán barrio de Gracia con alma latina, quien le acompaña al piano desde entonces, dando vida al instrumento que ha seguido ocupando un lugar muy destacado para El Cigala. Tanto es así que este idilio ha desembocado en este nuevo espectáculo, personal, sentido e íntimo que nos presenta Diego en esta oportunidad en Buenos Aires, Córdoba y Rosario, en el realizará un recorrido por toda su discografía y estilos (desde la zambra mora pasando por el tango y el bolero) interpretados por este excepcional artista de total entrega y sensibilidad.

Con plateas a un costo desde $300 las entradas pueden adquirirse al 0800 222 CITY (durante las 24 horas), en la Caja de Venta de Entradas ubicada en el ingreso al casino (de 13.30 a 03.30 horas), en www.citycenter-rosario.com.ar o por sistema Ticketek.

 

Críticas

 “Diego el Cigala hizo estremecer al Teatro Grec al desgarrarse en cada momento apropiado, bien acompañado al piano por Jumitus. El concierto fue subiendo de tono y se desbordó totalmente cuando, hacia la mitad, el dúo atacó primero con Lágrimas negras  e, inmediatamente, con Amor loco. Cigala sabe decir todas esa canciones que hablan de sentimientos desgarrados y sabe desgarrase a su vez en cada momento apropiado y el Grec se estremecía una vez tras otra. Una versión pletórica de La bien pagá coronó una noche grande”. (Diario El País, España, 2015)

“Daba igual que el español estuviera cantando en un teatro o en una taberna a deshoras: la atmósfera era la misma; faltaba nada más el humo saliendo de los costados. A su lado, con las notas musicales pendiendo de un hilo, lo volvía a ver de reojo Jaime Calabuch, pianista del que su voz se sabe inseparable. Fue un espectáculo que solo con piano y voz contuvo tanto vigor como pocos. Noche imborrable para los que lo presenciaron”. (Diario La Nación, Costa Rica, 2015).

Fuente: Prensa Nueva Comunicación